lunes, 29 de septiembre de 2008

El escándalo Leo Bassi

En Murcia se celebra un festival anual llamado Alter Arte, donde este año estaba invitado el payaso (sin forma peyorativa) Leo Bassi. La actuación de Leo Bassi consistiría este año en situar un autobús con su espectáculo en los lugares más cutres de Murcia, según sus propias palabras. Los dirigentes de la Comunidad, liderados por el presidente del PP Ramón Luis Valcárcel, y representados en la figura del Consejero de Cultura, decidieron que no podían permitir la actuación de Leo Bassi, pues coincidía con el Congreso regional del PP, y Leo Bassi pretendía acudir con su bassibus a distintas zonas de la región tocadas por la corrupción urbanística. Como consecuencia, el director del festival dimitió, y con él todo su equipo directivo, alegando que la censura no se podía permitir, y menos en un festival de estas características. La Consejería ofreció a Leo Bassi actuar en diferente fecha, que fuera menos molesta para ellos, a lo que el artista se negó explicando que era un atentado contra la libertad de expresión. Para poner la guinda al pastel, más de 60 artistas que estaban invitados al festival se han negado a asistir al mismo, hasta que se recupere, en la fecha prevista, la actuación de Leo Bassi y su Bassibus.
El presidente de la Comunidad, en lugar de cesar al Consejero, en la remodelación de su equipo de Gobierno, que ha llevado a cabo esta semana pasada, lo ha premiado dándole, además de la Consejería de Cultura, las competencias de Turismo, muy importantes en la región.

El último capítulo de esta historia lo ha protagonizado el mismísimo Leo Bassi, con una carta dirigida al presidente murciano, escrita en su web www.leobassi.com
En ella informa al presidente que el Bassibus se hace, y además, en las fechas del Congreso del PP. Recomiendo leer la carta, no tiene desperdicio. El enlace es el que está un poco más arriba. Hay que teclear la dirección, porque no me salen los enlaces directos.
Pues bien, así está la libertad de expresión en mi Comunidad. Algunas veces me dan ganas de mudarme.
Podrá gustarte o no Leo Bassi y su espectáculo, pero no se puede prohibir un espectáculo porque no quieres que coincida con tu fabuloso congreso. Al final, con esto han conseguido lo último que pretendían: publicidad gratuita para el artista. Ironías de la vida (emoticonos partiéndose de risa).
A ver qué os parece.

domingo, 28 de septiembre de 2008

PAUL


Gracias, ha sido un placer. Que las estrellas te guíen.

jueves, 25 de septiembre de 2008

CUENTOS MUY CORTOS

En la Cadena Ser, en el programa La Ventana, hay un apartado semanal que Gemma Nierga hace con el escritor Juan José Millás. Consiste en que los oyentes envíen cuentos muy cortos, cada semana con un tema diferente que Millás propone. La idea me ha parecido siempre muy bonita, porque surgen cuentos de tres líneas que en ocasiones dicen mucho más que todo un libro. Así que propongo que, quien quiera, y con la temática que guste, se anime a escribir un cuento de este tipo. (Espero que la Ser no me demande por plagio).
Aquí va el mío:

Era la comida anual de la empresa. Teresa no había podido dejar a su hijo, de 4 años, con nadie, así que lo llevó a la comida, el único niño entre adultos. En un momento de silencio, el niño gritó “¡Papá!”, y todos los hombres de la mesa se volvieron y dijeron al unísono: “¿Qué?” .
FIN

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Empadronando a un pollo congelado

Alberto Contador, como el ciclista se llama, pero es funcionario del INE ( instituto nacional de estadistica) y ha escrito un libro que ha publicado la editorial Chismes,dimes y diretes.

En él relata una serie de anécdotas que ha vivido en carnes propias y también en las ajenas carnes de algunos de sus compañeros, en el desempeño de su actividad.


Una de las anecdotas más simpaticas que relata es una ocurrida mientras realizaba visitas para el actualizar el censo. Contador nos cuenta ( jejeje, si, el apellido esta inventado a drede ) que, en una ocasión al preguntar cuantos vivían en la vivienda, surgió una controversia entre el marido y la mujer. Ella contestó que vivian ellos dos solos, pero el marido le corrigió diciendo:

¡ No cari, vivimos tres !, te olvidas del pollo congelado que vive en el congelador desde hace dos años, para mi señora es casi de la familia. Creo que no lo descongela y lo cocina porque le ha cogido cariño.

Marque usted que somos tres en la casa y que el pollo es mayor de edad.

PD:Basado en hechos casi reales, el día menos pensado descongelo el pollo y lo cocino, ¿ me sugerís recetas ?.

El Guindilla IV

Caminaba erguida por entre las mesas de la oficina, sabiendo a conciencia que todas las miradas estaban fijas en ella, empezó a sentir ira, una ira que subía desde su estómago hasta el principio de su garganta.


ira contenida, contra José Luis y sus promesas, contra Laura y sus celos, contra aquella minúscula oficina que se permitía criticarla, y casi sin darse cuenta empezó a contonear el culo de una forma descaradamente provocativa.


Cuando oyo un silencio a su espalda, un absoluto silencio... cuando el pasillo entre las mesas hubo terminado, solo entonces Ana, deliberada, pausada, lentamente se volvió sobre si misma y sonriendo, en la mas amplia de las sonrisas, levanto el dedo índice en un gesto que no dejaba ningún resquicio.

Salió rápidamente de la oficina, furiosa con el mundo y consigo misma y siguió caminando un buen rato hasta que logro sentir que se calmaba.
Los vio venir de frente , era indudable que era Laura, y era indudable también que aquel que la acompañaba era algo mas que un mero conocido.
Se pararon una frente a la otra, sin decirse nada, como viéndose.. y entonces Laura abrazo a Ana al tiempo que la besaba en ambas mejillas.
Laura se volvió hacia su acompañante, intercambio varias frases rápidas que no apenas pudo oír y vio como el desconocido se alejaba sin despedirse.


[+/-] Seguir Leyendo...


- Ana, necesito hablar contigo
- Laura, hoy precisamente no estoy para muchas charlas.
- Ana de verdad, solo hablamos.
- Quien era ese?
- Alberto, te hable en una ocasión de Alberto, tomamos un café y te lo cuento. Es el chico de la fiesta en la torre de Palamós, el verano pasado.


Laura cogió a Ana de la mano y esta se dejo llevar, la verdad es que le podía la curiosidad. La arrastro calle abajo, mientras le hacia preguntas que Ana no oía ni quería contestar sobre José Luis.

Entraron en el bar, y en pequeño espacio entre ambas puertas, la exterior y la de entrada, laura se volvió hacia Ana, cogió su cara entre sus manos y le dio un beso en la boca al tiempo que le decía: "odio echarte de menos y odio que el cretino de mi marido no sepa apreciar todo lo que vales".


Justo en ese preciso instante Andrés salió del interior del bar y dijo : hola Laura..... me presentas a tu amiga?


Pero no pudo decir ninguna otra frase. En ese instante, José Luis hizo aparición en el bar. Tenía una mirada desafiante, una extraña expresión que no presagiaba nada bueno como efectivamente así sería. Se desabrochó la gabardina, metió su mano derecha en el interior de la curiosa prenda (tengamos en cuenta que era pleno agosto) y sacó una pistola.

Todos enmudecieron a excepción de la máquina tragaperras que en ese momento estaba escupiendo el metálico premio. Antes de que nadie pudiese impedirlo, José Luis disparó certeramente, una bala por cadáver. Un trabajo limpio. Laura, Ana y Andrés se desplomaron como confeti tras la última campanada de fin de año. Luego apuntó a la maldita máquina tragaperras y a su ex-afortunado ganador, para finalmente colocar la pistola entre sus propios dientes... y disparó.

En ese momento entraba el hermano gemelo que viendo todo lo ocurrido se acercó al cuerpo inerte de su doble, completamente desfigurado. Fue entonces que, aprovechando el revuelo de la tragedia, tomó la documentación de su hermano muerto.


Por fin la vida le daba otra oportunidad... por fin podía se había hecho justicia....

el Guindilla III

El guindilla caminaba a paso lento, murmurando en arameo, no solo no había conseguido ganarse el pan del día, sino que también por la intervención de Andrés, había tenido que poner dinero de su bolsillo para llenar el deposito de gasolina al auto de Laura , 30 euros - refunfuñaba una y otra vez - 30 euros.


Metió la manos en su bolsillo derecho, ya solo encontró una moneda de un euro , de perdidos al rió - pensó , y entro en la administración de Loterías que estaba en la esquina de su calle.


- Un bonoloto de dos apuestas - pidió, ¿ hay bote ?
- Sí , esta noche hay mas de dos millones de euros - contesto la chica que le atendió.


[+/-] Seguir Leyendo...


Se metió el resguardo en el bolsillo, pero antes de salir se dio cuenta que una mujer distraida, mientras comprobaba en la lista de premios colgada al efecto, si tenia algún décimo premiado, había dejado su bolso en el suelo, entre las piernas. Sin que nadie se diera cuenta se agacho y tomo tan valioso botín.


Ya en casa , con una minuciosidad propia de un médico forense, se dispuso a destripar el bolso. Primero cogió la cartera, la abrió; dos billetes de 20 euros, varias tarjetas de crédito, el dni, el carnet de conducir.


Su anónima benefactora se llamaba Ana, al sacar el dni del departamento en el que se encontraba,para curiosidad la edad de ella, apareció una foto que le dejo boquiabierto.
-Coño - exclamo perplejo , si el tipo de la foto es igual que yo.
En efecto, el bolso era de Ana, la compañera de trabajo y amante de José luis, el marido de Laura, su desconocido hermano gemelo.

martes, 23 de septiembre de 2008

El Guindilla II

Ana se recompuso el vestido lo mejor que pudo. No es que a estas alturas le importara mucho, pues de sobras conocía que toda la oficina estaba al tanto de su lio con José Luis, pero le fastidiaba sobremanera parecer descuidada.

Empezaba a estar un poco harta de las prisas, los encuentros furtivos, los revolcones normalmente interrumpidos por llamadas de teléfono, el sexo oral y los desastres en su maquillaje.


No es que José Luis fuera un mal amante, ella lo sabia o mas bien lo intuía por sus besos y caricias, que con tiempo y con calma el se mostraría un amante experto.


Pero no había tiempo, nunca había tiempo para nada.Trabajaban en diferentes departamentos, y casi nunca había motivo justificado para verse, por eso las premuras, por eso las prisas, por eso las visitas de uno al otro injustificadas, por eso las promesas de futuros encuentros, por eso las palabras quedas dichas al oído del otro.




Ana y Laura, se conocían, de un modo extraño, pero se conocían...



[+/-] Seguir Leyendo...


Después de devolver el automóvil, Andrés y el guindilla se marchaban juntos, asuntos policiales dijo Andrés.
Rápido de reflejos Alberto pago las consumiciones e intentando imitar la desgarradora mirada de Andrés, se había dado cuenta que Andrés había provocado cierto sonrojo en Laura al mirarla cuando ella le dió fuego, le dijo:
Laura me preguntaste si te deseaba, y antes de darle tiempo a contestar añadió -vámonos a otro sitio.

El la tomo de la mano y salieron del pub-bar, Laura se sentía como en una nube, no le importaba que algún conocido la viera caminando por la calle de la mano de Alberto.
Casi sin pronunciar palabras, solo lacónicos sies y noes, a lo que decía Alberto, anduvieron unos cinco minutos, hasta que el se paró y señalando con el dedo pregunto a Laura:


- ¿ Has entrado alguna vez en un sex-shop ?


- No , respondió ella, y su mirada instintivamente le llevo a leer los anuncios que en fosforescentes letreros decían: cabinas dobles y sencillas.


- Ten fe en mí , y con seguridad la condujo dentro del sex-shop.

lunes, 22 de septiembre de 2008

CRÓNICA CON RETARDO

¡Buenas hatunes!

Lo prometido es deuda, os dije que os haría una crónica de mis vacaciones en Galicia, y allá va.

Pasé tres semanas de mi vida en con el hombre de mis sueños en un pueblecito acogedor, anclado en el tiempo, en el que la gente tiene una mentalidad como las antiguas, mentalidad de mar y marineros, de leyendas y fraternidad entre vecinos; estuve en Fisterra.















Fisterra: el fin de la tierra, donde el mar ruge como en el océano, donde convergen extrañas fuerzas que puedes sentir, pero no puedes explicar, aunque los que las han sentido no necesitan que lo expreses con palabras. Una tierra que, o une, o separa inexorablemente. Que saca lo mejor de ti, o lo peor. Pero supongo que es algo que tú decides. Yo fui feliz, buscando tranquilidad, y paz hallé.

Fisterra: el fin del Camino. Adonde los peregrinos llegan con ilusión, derrotados, con brillo en los ojos y ampollas en los pies, todos con buen humor, todos con ganas de contar su experiencia, de hacerte partícipe de su hazaña. Crisol de culturas y países, lo mejorcito de cada casa. Gente sacrificada con una misión, que al llegar al faro quema su ropa, como símbolo de purificación y de esperanza hacia un nuevo mañana.

Es una tierra de marineros curtidos, de viudas del mar. Una tierra azotada por el mar y el viento. Una tierra que no te encuentras de camino, la tienes que ir a buscar, porque más allá no hay nada, más allá muere el sol. Un pueblecito tranquilo, con infinitas calas, en las que nadie molesta a nadie, porque hay espacio para todos. Las playas tienen arena casi virgen, no hay nadie vigilándolas, y suponen la muerte para quien se atreva a adentrarse en sus aguas, ya que la mar no perdona, y arrastra hacia el interior, hacia abajo, hacia todos los galeones hundidos a lo largo de la historia en esta, bien llamada Costa de la Muerte. Allí, cuando alguien se ahogaba, no se iba a buscarle: esperaban a que el mar devolviese su maltrecho cuerpo.

Estuvimos en una casita familiar de mi pareja, que está en primera línea de playa, con una preciosa galería, en la que todas las mañanas te despertaba el arrullo del mar. (la última de la derecha)



Paso a contaros algunas curiosidades y leyendas.

Son muy comunes los cruceiros, que se ponían en cada cruce de caminos, para impedir que las brujas (o "meigas") hicieran conjuros, ya que por lo visto eran el lugar que ellas preferían.



Hay una ermita, la llamada de San Guillermo, a la que se le atribuye el poder de ayudar a la concepción. Si una pareja mantiene relaciones en la cama, esta quedará encinta. Aun hay mujeres en el pueblo que practican esta costumbre y según dicen, les funcionó. No voy a entrar en si es efecto placebo o no, pero sea lo que sea, algo que permite el milagro de la vida merece una mención.

Se dice que hay una cueva entre las dos costas del mismo brazo, sobre la que cae la maldición de que todo aquel que entre morirá al cabo de un año. Siendo este un lugar predilecto para piratas, llegué a la conclusión de algún piratilla listo divulgó el rumor de la maldición para mantener sus tesoros a salvo de otros. Lo que sí es cierto es que la cueva queda sumergida con la marea alta, por lo que se dispone de 6 horas para cruzarlo.



Y bueno, creo que ya os he dado un poco el coñazo, así que os dejo un puñadito de fotos bonitas. Espero que disfrutéis viéndolas tanto como yo disfruté el estar allí haciéndolas.



Y por último, me despido presentándome, a mí misma y a mi pareja, subidos a lo más alto del montecito de Fisterra, lugar que se dice llena de buenas vibraciones. Espero que poco a poco vayamos presentándonos todos, porque siempre es mas agradable hablar imaginando la cara de los demás ;). Y Kipling, Irati, si me veis, espero que me reconozcáis y podamos irnos a tomar algo tranquilamente.


Muxus hatunes!

El Guindilla I

Llegas tarde Laura oyó Andres decir a su desconocido compañero de barra. Y eso que he aparcado en doble fila, Alberto - contesto ella.

Mientras tanto José luis " el guindilla", no pudo resistirse a la tentación. Laura en su premura, había dejado las llaves del automóvil puestas. Veinte segundos después, el guindilla estrenaba automóvil nuevo.

Andrés, que estaba sentado en un taburete, justo al lado de Alberto,después de apurar el último trago de Havanna siete años con Cola,interrumpió a la pareja:
Perdonad que os interrumpa, pero acaban de robarte el coche - dijo dirigiéndose a Laura.

Dos minutos despues sonaba en el teléfono móvil de ella, también lo había olvidado en el asiento derecho,el guindilla dudo entre contestar o no, y como tenia ganas de guasa, finalmente contesto : digame

Guindilla , soy Andrés de la brigada de información, devuelve rápidamente el coche que acabas de coger prestado,si lo haces la propietaria no presentara una denuncia contra tí. Pero antes pasate por la gasolinera y llena el deposito.

Tardaré diez minutos - contesto el guindilla , con una voz que denotaba cierto malestar.
En diez minutos lo tienes en la puerta - dijo andrés .
¿ Como puedo agradecertelo ? - pregunto Laura.

y Andrés poniéndose un marlboro en la comisura izquierda de los labios respondió - dame fuego .Laura acerco el mechero , Andrés tomo su mano entre las suyas , acerco la llama al cigarro y fijo su penetrante mirada en los ojos de Laura, en la llama, después en el escote y finalmente de nuevo en los ojos de Laura.

Tras expirar la primera calada al recién prendido cigarro exclamo - me llamo Andrés , aunque despuésde escuchar mi conversación con el guindilla supongo que ya conoceréis mi nombre.. y mi profesión.

y vosotros os llamais Laura y Alberto.

Diez minutos después tal y como había prometido el guindilla a Andrés, el coche volvía a estar en el lugar que Laura lo había dejado.

Andrés hizo una señal para que el guindilla se acercara, Laura palideció al contemplar el vivo retrato de su marido José Luis, pero con el pelo mas largo y una incipiente barba de cinco días, ¿ pero si esta mañana se ha afeitado ?, ¿ y esa ropa cuando se la había comprado ?

Para dar luz a este misterio hemos de remontarnos a cuarenta y tres años antes...


Una fría mañana de febrero del 1963, pasaban dos minutos de las 6 de la mañana cuando sonó el timbre de la puerta en el convento de las clarisas, sor margarita con paso cansino se dirigió hacia el torno, apoyando sus desgastadas manos en la palanca que hacia que girara, tiro con fuerza hacia abajo.

Ante sus ojos aparecieron, envueltos en una raída manta marrón, dos gemelos.Acostumbrada como ella estaba a tratar con bebes abandonados, calculó que no tendrían más de dos semanas, con cuidado, ternura, tomo la manta y se dirigió a acomodarlos en dos cunas.

La fortuna fue desigual para ellos, uno fue adoptado por una acomodada familia y el otro paso su infancia y adolescencia en el orfanato provincial.

Los gemelos recibieron diferente educación, tenían diferentes apellidos, pero por extrañas circunstancias al ser separados antes de ser inscritos en el registro civil, tenían el mismo nombre...José Luis.

domingo, 21 de septiembre de 2008

CRÍTICA Y PÚBLICO

Buenas tardes, hatunes.

Os escribo en un pequeño impasse entre películas. Después de cuatro días consecutivos viendo una media de tres films cada jornada, debo decir que estoy un poco cansado. No tanto de las películas (que también), como de situaciones extracinematográficas. Porque desgraciadamente, no todos los que vamos al cine somos como aquel niño de Cinema Paradiso.

Porque hay mucha gente muy estúpida. Y no me refiero a las opiniones de cada cuál. Dios me libre de prohibir la estupidez. Sería como prohibirme a mí mismo. Pero hay veces en que abomino de la gente que va al cine.

Esas ínfulas que se dan algunos... ¿Qué es eso de acudir a un cine, que recordemos es un recinto cubierto, vistiendo un sombrero? ¿Por qué si fallan los subtítulos siempre hay unos cuantos gañanes que gritan como seres salidos de las cavernas aquello de "¡¡LOS SUBTÍTULOS, JODEEEEERRRR!!".

¿No queda educación? Parece que no. Y los pases de prensa no son mejores. Todo lo contrario. La gente llega tarde, hace ruido, se ríe de una manera "lanar" con cualquier intento de chiste siempre y cuando venga firmado por los Coen y el film tenga pretensiones de ser una nueva Teléfono Rojo, ¿volamos hacia Moscú?; y lo peor de todo, reserva butacas al amiguete de turno hasta el último suspiro, con la sala a rebosar y con otros intentando sentarse y no pudiendo hacerlo por culpa de estos majaderos. Y bueno, nada más encenderse las luces, el comentario en voz alta perfectamente audible para todos: "Es comercial". ¿Es comercial? ¿Qué mierda significa "es comercial"? ¿Significa que los productores apostaron por un buen producto y que gustará? ¿Significa que arriesgaron y ganarán? ¿Significa que al público, esa masa informe y presumiblemente estúpida a costa de la cuál viven (algunos nada mal, por cierto) esos plumillas del tres al cuarto irán al cine en manadas balando al final de la proyección lo mucho que les ha gustado? ¿Significa que la industria se premiará a sí misma una vez más en uno de esos magnéticos festines de carnaza que son las entregas de premios... y que por otra parte tanto me fascinan?

Crítica y público. Es curioso, porque nada más estrenarse una película, o bien no gusta al público, o bien no la hace a la crítica. Que ambas opiniones casen de buenas a primeras suele ser una casualidad tan grande como que de un matrimonio concertado nazca el amor. Pero como en muchos de aquellos, esto suele suceder años después.

Cuando el corazón del crítico se ablanda (en algunos casos es imposible porque carecen de ese órgano) y se rinde a la evidencia de que millones de personas no pueden estar equivocadas... ¿O sí?

Pero... ¿y al revés? ¿Qué pasa con films que hicieron las delicias de los críticos pero que dejaron fríos al público? A veces (pocas) los críticos resulta que tenían razón y se acaba por reconocer con el tiempo. Pero suele suceder más bien que el director era un adelantado y que el crítico que acertó en su veredicto se comportó por una vez como público, sin pretender ser lo que no es: un creador.

Lo dicho: miles de críticos no pueden estar equivocados, la película de los Coen es magistral... O dicho de otro modo: miles de moscones no pueden estar equivocados, coman mierda.

P.S.: El niño del pijama a rayas en cambio, es comercialísima y absolutamente pérfida.

viernes, 19 de septiembre de 2008

Google docs

Como me gusta mucho rastrear ( cual sabueso, peludo y suave) por esos mundos que internet nos ha dado, he descubierto una nueva posibilidad que ofrece tener una cuenta google, se llama Google Docs y permite crear y compartir documentos, presentaciones hojas de calculo.

  • Crea documentos básicos desde cero
  • Puedes realizar fácilmente todas las tareas básicas, como crear listas con viñetas, ordenar por columnas, añadir tablas, imágenes, comentarios o fórmulas y cambiar la fuente, entre otras muchas cosas. Y es gratis.
  • Sube archivos ya creados
  • Google Docs acepta la mayoría de los formatos de archivo comunes, como DOC, XLS, ODT, ODS, RTF, CSV, PPT, etc. Por lo tanto, no dudes en subir archivos que ya tengas.
A modo de ejemplo aquí os dejo un presentación que he localizado, y he modificado un poco.
Como podreís ver, se puede incustrar en el blog, y cualquier modificación en el documento original, se observara tambien en el blog.


Ricote y su valle

El pueblo donde vivía mi abuela es un pueblecito muy pequeño acomodado sobre una montaña. Al pueblecito de mi abuela no se le conocía porque se pasara por el, como cuando vas de un lugar a otro y pasas por pueblos que sólo conoces por el nombre, al pueblo de mi abuela tenías que ir, ya que estaba en lo alto de la montaña y tras él sólo encontrabas más montañas. Por tanto, quien lo conocía, era porque había ido.


A mi memoria vienen ahora recuerdos de mi infancia, cuando todos los primos esperábamos con ansiedad las vacaciones de Navidad para encontrarnos en Ricote, el pueblo de mi abuela. Cuando mi padre cogía sus ansiadas vacaciones, llenábamos el viejo 127 de maletas y partíamos para el pueblo. Mis hermanos y yo estábamos emocionados, y llenábamos el viaje de canciones, gritos y peleas que ponían de los nervios a mis padres, hasta que llegábamos a la carretera que subía al pueblo. Eran dos kilómetros de una carretera estrecha, mal asfaltada, con un gran barranco a un lado y un macizo de piedra al otro, que subía serpenteando durante dos infinitos kilómetros y que lograba que se hiciera el silencio dentro del coche. Después de las curvas, un tramo muy recto en el que encontrabas dos cementerios: el de Ojós, el pueblo de abajo, y el propio de Ricote. Entre estos dos cementerios, sobre todo cuando viajábamos de noche, mi padre nos contaba una anécdota, siempre la misma, que no por escuchada resultaba menos interesante:

- Cuando era novio de vuestra madre, y subía a Ricote todos los días con la Vespa, a la vuelta siempre paraba a mear en la puerta del cementerio de Ojós. Una noche, recuerdo que el viento soplaba con mucha fuerza, paré, como siempre, y después de mear al lado de la moto, traté de adelantarme para subirme y algo me sujetaba por detrás. Por poco se me para el corazón, y no me da vergüenza reconocer que estuve un buen rato sin mirar atrás, porque me daba miedo lo que pudiera encontrarme.

Entonces, mi padre hacía una pausa esperando la consabida interrupción.

- ¿Y qué era, papá? – preguntaba mi hermano. El temor se reflejaba en nuestras pequeñas caras dentro de la oscuridad del vehículo.

- Ay, hijos, resulta que yo llevaba siempre una gabardina larga, y esa noche, con el viento, se me enganchó en la rueda de la moto, y claro, al tratar de andar, no podía, porque me tiraba. Pero hasta que me di cuenta, o mejor, hasta que me atreví a mirar atrás y vi lo que pasaba, estuve unos minutos con el corazón que se me salía del pecho.

Ahí todos reíamos, cuando al fondo de la carretera ya se veía el pueblo, por lo que recuerdo que siempre entrábamos en Ricote contentos, incluso después de haber pasado al lado de dos cementerios.


Unos metros antes de comenzar las casas había una piedra muy grande al lado de la carretera donde el pueblo saludaba: “Ricote saluda al viajero”. Ya sabéis que el que se acercaba a Ricote lo hacía a conciencia, por tanto el pueblo sabía que era un viajero, alguien que había ido expresamente a verlo. Y como tal lo saludaba.

En el pueblo lo primero que te llamaba la atención era el olor a lumbre, a hogar, a chimenea. Es un olor difícil de olvidar: algunas veces lo huelo en otros pueblos, en otras calles, y trae a mi cabeza las calles de Ricote. Era como si todo el pueblo asara castañas en el fuego a la vez, más que olor, era un aroma que invitaba a sentarse al lado de esa chimenea, con la luz apagada, mirando el crepitar de la lumbre, a escuchar las historias de la abuela.


Y por fin bajábamos del coche, y entrábamos los niños en tromba en casa de mi abuela, que nos esperaba con una bandeja de cordiales caseros, y la besábamos y la achuchábamos, y aspirábamos el olor de la chimenea y el aroma de mi abuela, que siempre era a rosas. Es curioso cómo los olores traen recuerdos: a veces, cuando huelo a rosas, siento como si mi abuela se materializase delante de mis ojos, y evoco sus gestos, su peinado (un moño, siempre un moño), sus arrugas, sus manos lisas y suaves, su voz.



Hoy en día, Ricote sigue presentándose al viajero con sus dos cementerios y con su piedra que lo saluda. Situado sobre una montaña, preside un valle al que da nombre, y que es de la poca huerta que queda en mi región y en España. Un pueblo que sigue teniendo pocos habitantes, con calles estrechas y olor a chimenea. La antigua carretera que serpenteaba hasta Ricote ha dejado paso a una más moderna, aunque todavía se ven los tramos de curvas que cortaron al hacer la nueva. En mi región se ha convertido en un lugar muy conocido por su montaña, su valle y un restaurante en el que se sirve carne de ciervo, jabalí e incluso canguro. Las fiestas patronales, el 20 de enero, en honor a San Sebastián, llevan a multitud de viajeros hasta sus calles, y a muchos hijos del pueblo que, como mi madre, marcharon de allí buscando un futuro mejor.

Desde que murió mi abuela, hace ya bastantes años, la gran familia que éramos ya no ha vuelto a encontrarse toda, al completo, en Ricote.


Vista del valle de Ricote

HARTE


Vuelvo a abrir esta entrada que Carlitos creó en Julio, allá por los inicios de Hatunia. Me encantaba y me parece una pena que se pierda. Es verdad que tenemos nuestro propio museo, pero a mí me gustaba que la gente no solo colgara una obra, sino los comentarios que hacía sobre la misma. Yo creo que el acto de mirar un cuadro, una escultura o una capilla, un jardín... en realidad cualquier cosa que haya creado el hombre por el solo placer de la creación, por la necesidad de expresar su angustia o felicidad y hacerlo con el corazón, es uno de los grandes placeres que te ofrece la vida. Quizás no nos gusten a todos las mismas obras, pero eso no importa, si alguno de vosotros tiene algo que decir sobre el tema, yo quiero oirlo. Y seguro que los demás también.

Yo voy a poner una obra conocídisima. No existe oficina o casa de muebles que no exponga una lámina de la misma. ¡Si hasta una marca de aire acondicionado la utiliza como embellecedor! Y es una lastima, porque tanta exposición banal la vulgariza y le hace perder encanto. Ya no la vemos, forma parte del paisaje entre sofás y jarrones de dudoso diseño. Pero ¡es tan hermosa!, que me gustaría traerla a nuestra sección de Arte. Me refiero al cuadro "El beso" de Gustav Klimt.

Me emociona esta obra por la actitud de entrega de los amantes. El abandono de ella a la caricia, el absoluto ensimismamiento ante el beso, el abrazo en que se envuelven y que los convierte en un universo único y ajeno al resto de los mortales. Ni su colorido ni su técnica, la esencia de este cuadro es que consigue que tu quieras estar ahí, entre rosas y piel.

Lo que cito a continuación creo que es de Pedro Salinas, y creo que es la síntesis de este cuadro:

"...Cada beso perfecto aparta el tiempo, le echa hacia atrás, ensancha el mundo breve donde puede besarse todavía..."


miércoles, 17 de septiembre de 2008

The Great Gig in the Sky

Richard William Wright (Londres, 28 de julio de 1943 — ibídem, 15 de septiembre de 2008),[1] más conocido como Rick Wright, fue un músico británico, teclista del grupo de rock progresivo Pink Floyd.




Rick Wright se incorporó al grupo Sigma 6 en 1964, una de las versiones previas de lo que acabaría llamándose Pink Floyd, con Roger Waters, Nick Mason y Bob Klose. Aunque no brilló por ser un compositor prolífico como años más tarde lo haría Roger Waters, Wright hizo contribuciones esenciales al sonido de la banda en temas como “A Saucerful of Secrets”, “Echoes”, y “Shine on You Crazy Diamond”, de la mano de su fiel Órgano Hammond, su atracción por el uso del Sintetizador y su principal inspiración, el Jazz. Para el álbum Dark Side of the Moon realizó sus más importantes aportes, componiendo dos de los temas más importantes del álbum: “The Great Gig in the Sky” y “Us and Them”. Wright también participa en la parte vocal de varias de las canciones de Pink Floyd, principalmente cantando sus propios temas, haciendo coros y armonías.



En 1978 Richard Wright grabó y lanzó su primer disco solista llamado “Wet Dream”, disco del cual estuvo muy avergonzado y lo llamó un “error experimental”. En aquel disco trabajó junto a Snowy White como guitarrista, ex thin Lizzy y miembro de apoyo de Pink Floyd, actualmente guitarrista de Roger Waters.

En estos años comenzó a tener muchos problemas con Roger Waters, problemas que ya en 1979 le resultaban insostenibles. Roger terminó por amenazar con quemar todas las pistas del disco que se encontraban grabando, The Wall, a menos que él abandonara la banda. Wright finalmente cedió y abandonó el grupo, aunque siguió participando durante la breve gira de 29 shows que se realizó con ese álbum en 1980 y 1981, como músico contratado. Irónicamente fue así como se convirtió en el único miembro de la banda que pudo obtener ganancias debido al costoso montaje del espectáculo de The Wall, la serie de espectáculos de Rock más grandes en la historia. En el álbum The Final Cut (1983) de Pink Floyd, Wright ya no participó.

En 1984 se unió a Dave Harris, ex 10cc para trabajar en un proyecto que dejaba como protagonista a una maquina de última tecnología utilizada para componer música. Dicha agrupación se llamó “Zee” y el disco “Identity”, muy alejado del sonido que manejaba anteriormente Wright junto a Pink Floyd.



Poco después, David Gilmour tomó el liderazgo de Pink Floyd y Waters inició un pleito legal contra Gilmour y Nick Mason por el nombre de la banda. El juicio finalmente fue ganado por éstos, obteniendo los derechos sobre el nombre “Pink Floyd”, a la vez que Roger Waters parte ganó los derechos del merchandising de la banda (incluído el cerdo volador), los derechos de las canciones que compuso para The Wall (la gran mayoría) y The Final Cut. Más tarde, en 1987, Pink Floyd editó el álbum A Momentary Lapse of Reason, ya sin Roger Waters, por lo cual llamaron nuevamente a Wright a participar en el disco, todavía como invitado por razones legales. Posteriormente se unió también a la gira que siguió al álbum, con motivo de la cual se publicó el disco doble Delicate Sound of Thunder en 1988, en el cual Wright apareció ya otra vez como miembro del grupo. Para el siguiente álbum, The Division Bell (1994), Wright ya plenamente reintegrado como miembro oficial de la banda co-escribió cinco canciones, entre ellas el tema “Wearing the Inside Out”, compuesto por él y co-escrito junto a Anthony Moore.

Así, el único disco de Pink Floyd en el cual Rick Wright no aparece es The Final Cut, obra que con motivo de la disputa legal le pertenece por entero a Roger Waters.

En 1996 Wright vuelve a trabajar junto a Moore en su segundo disco solista, Broken China, catalogado por muchos fans de Pink Floyd somo el mejor disco solista de los miembros de la banda. En este disco trabajó junto al actual guitarrista de apoyo de Pink Floyd: Tim Renwick, además de el bajista Pino Palladino y la voz de Sinead O´Connor en dos de sus temas, entre otros músicos. Incluso David Gilmour fue invitado a participar en las guitarras del tema “Breakthrough”, pero el resultado de sus grabaciones no fue utilizado.

El año 2001 David Gilmour realizó una serie de conciertos semi-Unpluggeds invitando a Wright en un par de ellos a tocar su tema Breakthrough en vivo.

En julio del 2005 Wright junto con Gilmour, Mason y, por primera vez en 24 años, Waters, tocaron nuevamente unidos como Pink Floyd cuatro canciones en el concierto masivo Live 8 en Londres.

Para el 2006 Wright y Nick Mason participaron con David Gilmour durante su presentación en el Albert Royal Hall en Londres, siendo la última presentación del Pink Floyd post-Waters. También en el 2006 se dio a conocer el nuevo álbum solista de Dave Gilmour, On an Island, en el que Rick Wright participó en una de las canciones y posteriormente fue el tecladista de la banda que realizó el tour mundial.

Tras del reencuentro, Roger Waters superó todas sus pasadas diferencias con Rick Wright e incluso lo invitó a participar también en su gira The Dark Side of the Moon Live (en la que asimismo colaboró Nick Mason), pero Wright declinó la oferta en pos de dedicarse a preparar su nuevo álbum solista, que según se ha informado, hasta el momento sería un disco instrumental, pero del cual prácticamente no hay información.



El lunes 15 de septiembre de 2008, Richard Wright falleció en su hogar por un cáncer no especificado a los 65 años. Wright pasará a la historia de la música por haber creado Pink Floyd junto a Roger Waters y Nick Mason. Los tres artistas, que se conocieron en la Escuela Politécnica de Arquitectura de Regent Street (Londres), fundaron en 1965 el conjunto.

Wright se suma al mítico Syd Barrett en el grupo de integrantes fallecidos de Pink Floyd.

martes, 16 de septiembre de 2008

Descargar y Convertir videos de la Red para Mp4

Si tienes un mp4, que soporte el formato m4v ( el de sony por ejemplo), puedes hacer lo siguiente.

Primero localizas el vídeo que desees tener y copias la dirección.

Segundo vas a la pagina www.mediaconverter.org y pegas la dirección.
Eliges la opción :Convert a video or music by url (http, ftp, mms, mmst, mmsh and rtsp).

El siguiente paso es tipo de archivo, en este caso m4v y que nombre tendra el fichero de salida, no se pueden poner espacios en blanco, puedes utilizar el guión por ejemplo:

Artista-Canción. La extensión m4v añade el proceso automáticamente

A continuación viene los codecs a utilizar en este caso en audio serán AAC a 128 Kbps y en video MPEG-4.

El siguiente paso es la conversión que tarda entre 3 a 5 minutos según el tamaño del vídeo.

Finalmente te dirá que descargues el vídeo a tu ordenador.

Esta pagina te permite hasta la conversión de 10 vídeos al día, si no estas registrado.

A modo de ejemplo aquí os dejo un vídeo en formato m4v, que me baje de youtube, se titula Risto Sargento de hierro. Es un montaje con diálogos de las películas Sargento de Hierro y Casablanca.


video

sábado, 13 de septiembre de 2008

CROACIA



























Los diez primeros dias de Septiembre me fuí de vacaciones, como todos sabreis ,a Croacia. Esta es mi modesta crónica.
Para empezar tengo que decir que diez dias son poco, que Croacia es un país hermosisimo, que merece tiempo y atención. Posee una costa bañada por el Adriatico, que aúnque vive casi exclusivamente del turismo todavía conserva toda su belleza. Quizas por que sus playas, pequeñas y reconditas no son aptas para playeros sin mas pretensiones, a veces solo se puede acceder desde barcos. En fin, que Dios bendijo a este país con una rivera de ensueño, un mar transparente y una costa pedregosa, infame para cualquier dominguero que se precie. Eso la salvará de la especulación, lo cual espero y deseo. Los pueblos siguen siendo pequeños, con casas de blancas piedras y ropa tendida al sol. los tejados de un rojo anaranjado y todo junto es una postal idilica, con sus islas y sus embarcaderos llenos a rebosar de veleros . Los croatas son gente aficionadisima al mar que miman y cuidan con esmero sus embarcaciones.

Además de la costa, de sus ciudades de ensueño y sus islas paradisiacas el interior de este pais es apabullante, lleno de bosques de un verdor esplendoroso. En concreto conocí el Parque Nacional de Plivitce, la mas hermosa combinación de hayas, pinos y agua que os podais imaginar. Con lagos de un profundo color turquesa o de un verde, limpio y transparente, lleno de matices. Lagos unidos por cascadas que se cruzan en barcos muy silenciosos para no molestar a la fauna. (por cierto no vimos ni un pajarillo).

De las ciudades que he visto, dos me han gustado especialmente, una es TROGRI, declarada patrimonio de la humanidad, y donde sentaron sus reales griegos, romanos y austro-hungaros, pero que mal que les pese, es veneciana hasta médula, hija de la serenisima hasta el último rincón de sus estrechas calles. Tan bella como una ciudad italiana pero limpia e impoluta como como si fuera autríaca. Personalmente creo que un poco de la pasión y anarquía italiana le añadiría encanto.

Y DUBROVNIK. Me he enamorado de Dubrovnik, de su casco antiguo, probablemente la ciudad más bonita que he conocido, ceñida por una blanca muralla, habitada por blancas casas y blancas calles, coronada de tejas y rodeada de un mar azul, limpio y sereno. Y lo mejor de todo es que no es (unicamente) un escaparate para el turismo. La gente la habita, la vive. Lo ves en las ropas tendidas sin recato, sabanas, pantalones, y ropa interior exibida con impudico y adorable descaro ante los visitantes que, escandalizados ,preferirían un escenario menos domestico. Tiene esta ciudad escaleras que te llevan a casas viejas con ventanas ojivales llenas de macetas y gatos que ronronean tendidos al sol, confiados y tranquilos ya que por alguna razón sus habitantes los miman y dejan en paz

Desgraciadamente aun se ven la huellas del horror que sufrió hace poco mas de una decada. Aunque completamente restaurada , las impactos de balas y obuses son imposibles de retirar. Si te fijas bien, ves huecos en las piedras que no los produjo el tiempo. Espero que el impacto en su alma sea menos duradero.

Y por último en Dubrovnik hay un cafe, el Trobador. Es un lugar encantador donde ofrecen Jazz en directo, en una terraza llena de gente y donde yo me sentí especialmente feliz. Tan a gusto me sentí allí que con todo el descaro que me concede ser hatunia, en un rinconcito escribi con mi lapiz de ojos, no tenia otra cosa a mano, "este lugar es territorio de hatunes".

martes, 9 de septiembre de 2008

Los jefes de la tribu

Noche de música tradicional irlandesa. Noche de encuentro con Irati. Noche, en fin, de buenos momentos regados de zumo de cebada.

Los sones de gaitas inundaron el pueblo desde nuestra llegada. Probablemente llevaban sonando todo el día, pero lo cierto es que escuchar ecos de Scotland the Brave y ver llegar a la banda que la interpretaba, con aire marcial, vestidos con los tradicionales kilts y con los gorros de piel de oso (tan polémicos en estos días)... ver aquello, decía, fue como llegar a Getxo con alfombra roja bajo los pies.
Todo parecía muy tranquilo, pero lo cierto es que en cuanto nos quisimos dar cuenta, aquello se había llenado hasta arriba. Entramos en la carpa, donde pasamos un calor infernal, pero degustamos, eso sí, casi dos horas de folk en su máximo esplendor. Para entrar en calor musicalmente hablando, ya digo que el ambiente era tórrido, gaiteros tanto escoceses como gallegos extrajeron de sus sacos de aire esa música que a uno le pone los pelos como escarpias. Y tras el entrante, el plato principal: The Chieftains. Los Jefes del Clan, que eso es grosso modo lo que viene a significar el nombre de estos irlandeses entraditos en años.
Pero lo de "entraditos en años", lejos de significar "decrépitos", vale por "maestros". Auténticos monstruos en el arte de la música. Dominan sus instrumentos a la perfección y además dotan al conjunto de una cualidad orgánica, viva, enraizada en lo más profundo del alma gaélica. Pues una vez que el Viejo Paddy, Paddy Moloney, de los Moloney de toda la vida, propone un tema con la metálica sonoridad del flautín que ellos llaman tin whistle, o con la gaita irlandesa, la uileean pipe; entonces el resto de la banda se suma en un todo armónico que hace entrar al público en trance. O cuando Kevin Conneff, se arranca con una tonada en su lengua natal y los demás lo arropan al tiempo; o cuando más allá Seán Keane tañe las cuerdas de su violín con insólita maestría.
No obstante, el grupo cuenta además con algunos apoyos que tratan de suplir la ausencia definitiva del finado "Ding Dong" Bell, o el transitorio vacío del mítico Matt Moloy, obligado en este caso por circunstancias personales. Así por ejemplo, están los bailarines del tradicional tapping irlandés, que en ocasiones cruzan estilísticamente el Atlántico y nutren su magisterio con sabores canadienses o norteamericanos al más puro estilo Siete novias para siete hermanos. Espectaculares coreografías en cualquier caso.




Pero no quedan ahí las colaboraciones, pues hay que sumar a estos chicos de pies ligeros los dones de una arpista que es capaz de transportarnos a la Isla Esmeralda, así como la voz feérica de una cantante escocesa, Alyth McCormack, que además cuenta con el atractivo de unas piernas infinitas...


Los escarpados acantilados de Wicklow, Derry o Galway, las verdes lomas de Tipperary regadas por el tonificante agua de lluvia, las idílicas tierras que vieron nacer a Sean Thornton, el hombre tranquilo... todos esos parajes de ensueño destilan de las canciones que esta banda interpreta sobre el escenario una tras otra. Y casi se pueden percibir los aromas afrutados del tabaco para pipa del pub, y de la cerveza negra que sacia las sedientas gargantas celtas. Y por supuesto, a todos nos entraron ganas de bailar. Y eso es lo que hicimos, hasta el punto de arrancar un bis a la banda que parecía haberlo dado ya todo sobre el escenario durante el, llamémosle "tiempo reglamentario".

Disfrutamos, al fin y al cabo del concierto y de la compañía y la conversación de Irati, esa bloguera simpatiquísima de rizadas pestañas, cuya personalidad no defrauda en absoluto.


¡Hasta la próxima, hatunes!

jueves, 4 de septiembre de 2008

EL FOLK TIENE UNA CITA EN GETXO

Amiguitos de la buena música, si este fin de semana podéis pasaros por Getxo, no lo lamentaréis. Yo veré si me puedo escapar. ¿Por qué? Pues bien, actúan los Chieftains en el marco del festival de música folk. Y la entrada es gratuita. ¿Hace falta que insista?

Aquí os dejo un documento interesante en forma de "nice evening in the pub with good ale and music and even better friends" por si hiciera falta convenceros.

http://es.youtube.com/watch?v=Pm2Xxf-VvNo

lunes, 1 de septiembre de 2008

Olite: castillo busca alma

Queridos hatunes,
Si hoy léeis por aquí algo fuera de lugar, inapropiado o directamente cutre, tened piedad de este humilde cronista. Achacad las faltas ortográficas y demás vituperios que puedan surgiros al paso a que hoy he ido a las carreras de caballos en el hipódromo de Lasarte, y claro, una cosa ha llevado a la otra... y han caído algunos gin-tonics. Y encima es 31 de Agosto y en la Parte Vieja donostiarra se conmemora el incendio de 1813... Así que imagináos.
En fin. Que me lío.
Olite. Ciudad medieval, sede de la corte de los monarcas navarros, allá por el siglo XIV.
Un castillo de altas almenas y poderosos muros ocupa el corazón de la villa. La construcción, coetánea de la Alhambra (podéis leer la entrada dedicada a dicho monumento en este mismo blog), cuenta con una silueta imponente; la arenisca y la pizarra combinan sus ocres y azabaches a las mil maravillas... pero es en parte un castillo desalmado por el hecho de ser un edificio reconstruído hace escasamente medio siglo.
El Jardín de la Reina, el Patio del Rey... Se intuye la vida tras sus muros, pero falta esa chispa que hace que brote un incendio en nuestro corazón. En cualquier caso, conocer el castillo, sus torres de homenaje, de la atalaya, de los Cuatro Vientos, las Tres Coronas, el Patio de la Morera...
la iglesia de Santa María la Real, auténtica joya del gótico español
el antiguo palacio y actual parador, las callejuelas, las bodegas... merecen la pena una visita. Y dos también. Más aún si una de ellas es en esa época del estío, cuando la ciudad se engalana para revivir durante unas jornadas su pasado más glorioso. Aquellos días en que la dinastía Evreux regía los destinos del Viejo Reyno, que de manos de Carlos III el Noble llevaría la fortaleza a su apogeo.
Es en esos días de agosto cuando la ciudad se engalana para un baile de máscaras: penden los tapices de las balconadas de las viejas casas, las plazas rebosan de puestos de artesanos y las calles se llenan con el dulce son de las gaitas, laudes y timbales. Los caballeros y las damas pasean sus nobles estampas junto a la iglesia y los villanos acuden a verlos en todo su esplendor, mientras cabalgan a lomos de sus corceles. Peregrinos que portan la concha jacobea buscan fatigados una sombra bajo la cual resguardarse del sol de justicia, mientras que los soldados lucen estoicos sus armaduras, a sabiendas de que a las aldeanas las vuelven locas...
Olite, por unos días al año decía, recobra su alma perdida.