martes, 16 de diciembre de 2008

SUEÑOS ROBADOS

Tras una larga espera llegó finalmente desde las lejanas costas de Boston. Yo Intentaba refrenar mi ilusión desbordada, infantil. Aunque me consumía de impaciencia quería que nuestro primer encuentro fuese especial, que resultase una velada inolvidable con recuerdos que quedasen grabados por mucho tiempo. Cuando por fin pudimos estar a solas me impuse una deliberada lentitud y un cuidado reverente.

No puedo decir cuánto tiempo permanecí mirando su cuerpo, sin atreverme a hacer nada más, apreciando cómo jugaban en sus curvas los reflejos de luz y los matices de color. Después fueron mis dedos lo que dibujaban suavemente su contorno, hasta que nos fundimos en aquel abrazo largamente esperado y una dulce melodía nos envolvió.

Los años felices. Siempre nos decían, no sin cierta envidia, que éramos una gran pareja. Era de las cosas más bellas que me apetecía escuchar. En verdad nuestra relación era armónica. Nos complementábamos . Yo ponía la pasión, ella constancia y templanza. Yo trataba de alcanzar un sueño y ella, paso a paso, lo materializaba. Mías eras las ideas pero nadie como ella para expresarlas y de las virtudes de ambos surgía belleza. Aunque nunca logré evitar el pensamiento de que yo era el eslabón débil en nuestra unión. No se que habría sido de ella con alguien más experto, más sensible, menos impulsivo, más dedicado.

Nuevos horizontes, nuevos retos y graves demandas se interpusieron entre nosotros. Nuestra relación fue invadida por aquellos enemigos que siempre supimos contener; monotonía, deber, rutina y los largos períodos de separación. Cada eran más escasas las ocasiones en que volvíamos a encontrarnos. Pero entonces, la magia volvía, ella acomodaba su cuerpo entre mis brazos abiertos y levantábamos, de nuevo, el vuelo. Nos lamentábamos por las horas perdidas y nos jurábamos de nuevo amor eterno. Pero la separación volvía y cada vez por más tiempo.

Lo de aquella noche fue culpa mía. Cada vez que me asaltan los recuerdos mi conciencia golpea con fuerza esta herida que no cierra. ¡ Qué sencillo habría sido evitarlo!. Estuvimos hasta muy tarde, creando belleza, embebidos como siempre en el influjo que nos ejercíamos mutuamente . Debería haber venido a casa conmigo, pero yo la dejé allí. Quizá pensé que, al fin y al cabo, no tardaría tanto en volver y sería un estorbo si viniese conmigo. Se quedó allí, en aquel rincón del local de ensayo la noche en que decidieron robar.

Ha habido otras desde entonces, pero no tienen su dulzura. No tienen ese sonido único, cálido, cristalino, vibrante que tenía ella. El sonido de una Gibson Les Paul Supreme, hecha a mano. Mi joya perdida, mi sueño robado.





Dedicado con cariño a las gentes de Hatunia. Y además Una propuesta: ¿ lo hubieses titulado así? "Sueños Robados". Me gustaría conocer otros títulos posibles. Gracias.

Ulyses23

11 comentarios:

SubHatun dijo...

Quizá sea por ser músico, pero desde el principio me pareció que hablabas de un instrumento, de una guitarra, y como siempre se te unes a uno d ellos de manera especial, y como en él, o ella, todo fluye de manera natural y mágica, mientras que en los demas debes concentrarte y pensar siempre en lo que haces...

Sueño robado, es un precioso titulo, pero no te han robado un sueño, sino a tu pareja... espero que quien lo hiciera nunca disfrute de ella, y que ella finja todos sus orgasmos

lorielana dijo...

A mi me parece un precioso título. Y me parece mejor que hayas puesto tu primera entrada. Y como esperaba es preciosa Ulyses. Sensible y evocadora.
a mi, que no soy músico, por mucho que ame la música, me pasa eso con los libros. Hay algunos que leo y releo, que tengo siempre cerca aunque séa unicamente para mirar una página, o evocar un poéma...Y a veces sólo abrirlos ya me hace pensar en todo lo que me espera entre sus páginas. Pero no es el placer de la creación. Eso debe ser majestuoso.
Espero que tu pobre guitarra encontrará un músico loco de amor por ella, que te la quitará por que se enamoró y quiso soñar con ella sonidos nuevos...Y espero que ella sea muy feliz con su nuevo amante.
Como siempre un placer Ulyses. Es bueno tenerte aquí

lilianne dijo...

Después de leer esto, quiero solidarizarme con las novias y mujeres de los músicos, que dificil competir con quién les ayuda a expresar así sus sentimientos, sin preguntas, sin agobios... y esas curvas, que tortura!! pasan los años y siguen igual, y sin hacer dieta.

Preciosa historia, Ulyses, yo tampoco cambiaría el titulo...pero lo prometido es deuda la próxima historia, romántica y con chica.

severinne dijo...

Para ser la nota discordante (y nunca mejor dicho), te diré que no me gusta el título, porque quiero pensar que tu sueño sigue ahí, intacto, en tu cabeza, que aunque te robaran un bien muy preciado, nadie podrá nunca robarte tu idea, tus deseos, tus sueños. Porque son tuyos, porque tienen vida porque tu la tienes, porque se alimentan de ti del mismo modo que tu te alimentas de ellos.
Quizá pensaste que con ella sería más fácil conseguirlo, quién lo duda, cuando alguien prueba la casi perfección, es difícil que después se adapte a medidas normales; es posible que te cueste más esfuerzo ahora, pero seguro que la satisfacción del deseo logrado será todavía mayor a sabiendas de lo sencillo que habría sido con ella.
Y para terminar, decirte que a mi me has engañado hasta el final, que he pensado que era una historia de amor entre un hombre y una mujer, aunque a lo mejor sí lo sea. Qué bien escribes, Ulyses, qué alegría tenerte aquí.
P.D. Ya se que al decir que no me gusta ese título debería haber propuesto yo uno alternativo, pero tengo que admitir (emoticón rojo como un tomate), que ahora mismo no se me ocurre ninguno. :P

almalaire dijo...

El título está bien Ulyses, perfecto para la historia que cuenta, deberías hacer una versión nueva poniendote en la piel y en las cuerdas de todas las que han venido siendo la otra, las que hubo después y no tenían su dulzura, las que en vano compiten con el recuerdo de una amante más joven y más deseable, un sueño cercano a la categoría de mito, pero inmediato y tangible, larguísimamente acariciado ...suficiente ya para hacerla incomparable, más cuando se la llevaron de tú lado cuando aún no os había gastado ni el tedio ni la rutina...Y si les hablas a esas que son la otra, también podrías robar un título, "aves de paso", una canción del maestro Sabina donde habla de las damas de la noche...las que no duran y no duelen pero curan fracasos...
Y no, ojalá ella no tenga que fingir sus orgasmos,ojalá el ladrón le haya dado el lugar que merece, ojalá donde suene lo haga con su voz y al mismo tiempo con la tuya y ojalá que te siga doliendo, Ulyses para que puedas contarnos esta y otras muchas cosas.
Rebienvenido a casa, hatun

SubHatun dijo...

no no no y no! nadie debe disfrutar de una guitarra robada, ni de un caballo robado ni de una mujer robada. Tocar una guitarra robada es violación, sobre todo si esa guitarra era "la" guitarra

elcamaleón dijo...

Las cosas son lo que son Ulyses,raramente aquello que quisieramos que fueran.No basta con soñar,la realidad siempre puede más.
No obstante,no hay razón alguna,que sea motivo de rendirse a un sueño.Siempre es bonito soñar,pensar en esa fantasia que alimenta nuestra vida.¿Que es la vida sin ilusión?,sin horizontes imaginarios,sin amores,que quizás despues te rompen el corazón,sin esa familia que todos anhelamos,y a su vez,tienes que aparcar e incluso olvidar otros sueños arraigados en tu alma.Sin nuestros sueños,la vida seria un borrón oscuro,por eso mismo debemos soñar,que importa que te roben un sueño,si queda esa fantasía con la que poder volver a soñar.

Vivimos en una sociedad cruel amigo Ulyses,que para nada entiende a los soñadores,cuanto menos,a los ladrones de sueños.

Yo veo los sueños como un modo de felicidad.



No, no lo hubieso titulado así...Sueño interumpido hubiese sido el mio...No sabes que te depara el futuro.

Me alegra mucho que estes entre nosotros Ulyses.

Ulyses23 dijo...

Quizá sea por que eres músico, subhatun, querido subcomandante, que tengo que darte las gracias por haber sabido expresar - en tus dos comentarios- toda la rabia que sentí en aquel momento. Y tienes toda la razón, cuando te unes a un instrumento parece que no sabes tocar con los demás. Pero la verdad, viéndolo con perspectiva me es saludable imaginar que aquél ladrón no pudo disfrutar de su belleza- puede que sí de su precio- y que finalmente está en manos de un músico que la merezca. ( Aunque mi corazón de guerrero hatun clama por partir la cara de aquél que ose tocarla).

Muchas gracias loreliana, como siempre, por tus ánimos y gracias a todos por vuestra acogida a ésta, mi primera entrada. Puedo haber cometido un error y más que preguntar por un título alternativo debería haberos preguntado por finales. El que propones me gusta mucho y como decía antes, es tranquilizador, siempre y cuándo - en esto me identifico con el sub- quién la hiciese feliz y la robase no sean la misma persona. Eso ya sería una cuestión de honor y no queda sino batirse. El placer es para mi por vuestras respuestas.

lilianne, muchas, muchas gracias por tu comentario, sobre todo después de contarme la dificultad que te suponía comentar las entradas.

Lamento haberte decepcionado con el final y que no tratase de una relación entre hombre y mujer. Pero tu sabes que en las metáforas, lo más bello es precisamente aquello con lo que se compara y no lo comparado. Lo poético de una relación entre dos amantes me sirve de recurso literario para expresar la tristeza de mi pérdida. Recuerdo mi promesa para la próxima entrada , un relato romántico. Gracias optra ve

Bonitas palabras Severinne. Leyendo vuestros comentarios me reafirmo en mi opinión: cuando colgamos una entrada lo mejor viene después con vuestras aportaciones. Tienes todas la razón en dos cosas , los sueños no se destruyen, sólo se transforman y posiblemente detrás de esta historia haya una relación entre hombre y mujer, posiblemente...

Me debes un título.

Almalaire lo que has escrito es precioso. Si hablamos de personas cada una de las que pasa por nuestras vidas deja su huella y tiene su valor propio e intrasferible, si hablamos de instrumentos sería incapaz de escribir esa continuación porque por mucho que se aprecie a "las otras" es muy díficil olvidar la simbiosis entre músico e instrumento, cuando se produce. Como ves me duele todavía, pero espero también compartir episodios graciosos y alegres con finales felices.

elcamaleon ( no me acostumbro a asociar tu nick y tu género).Estoy de acuerdo (casi) en todo contigo. La realidad es dura y finalmente se impone a muchos de nuestros sueños. A veces la realidad es incluso mejor que los sueños. En otras ocasiones la realidad nos libera de sueños indebidos. Lo bonito de los sueños es que se conviertan en metas y las metas en pasos y si no llegamos al final, seamos felices por lo conseguido. ¿no?

Muchas gracias , otra vez, por vuestra acogida.

SubHatun dijo...

Asi es Ulyses, esa unión intima que se produce a veces con un instrumento concreto es un sentimiento tan profundo y emotivo que es comparable a muy pocas cosas. A mi me pasa con el piano que hay en casa de mis padres, no es con el que aprendí, que lo hice en un viejo schimmel que se llevo mi hermana a su casa cuando se casó, ni con el que tengo en casa, un yamaha serie YUS, sino con el que lo sustituyó mi madre (era profesora de música)un precioso Bosendorfer vertical, en el que empece a tocar con unos 22 años y del que me enamoro hasta su suave balanceo al tocar (poco antes de taerlo se inundo el suelo y la madera en al zona donde se apoyaba estaba combada.... tocar ahi , para mi, es mágico, a pesar de haber tocado en pianos mejores, incluso en un steinway & sons de gran concierto, pero ni en ese me siento en comunión con el instrumento como con el de casa mis padres... es mágia...

SubHatun dijo...

ah!, una gitarra como esa andará sobre los 3.500€... que si bien es lo de menos en casos asi, tampoco es despreciable

Kipling dijo...

Yo le debía a Ulyses una respuesta. ¿Por qué? Elemental, queridos hatunes: escribe como los ángeles. ¿Por qué la demora? Por mi pereza intrínseca. No me lo tomes a mal, Ulyses.

Espero que tu nueva guitarra haya llenado el hueco de la anterior, porque si bien es crudo, piensa que un clavo saca otro clavo. Y los objetos, objetos son. Tu arte está en ti, no en una guitarra.

En cuanto al chorizo, que le vaya bien. Quizá recapacite y un día se arrepiente de su acción. Nunca se sabe...

Ulyses: ¡un abrazo, caballero!

P.S.: Me gusta la cita de Lucas en tu blog. :)